los primeros aeropuertos

¿Cómo eran los primeros aeropuertos que transformaron nuestra forma de viajar?

Diego Marín de Aguilera era un campesino hijo de campesinos de la Ribera del Duero. Hace más de 200 años, su empeño y curiosidad le convirtieron en inventor y su tesón, en el primer hombre en volar en España. O eso cuentan las buenas lenguas. Como él, cientos de personas han querido imitar a los pájaros y alzar el vuelo, aun a riesgo de que los tachasen de locos.

El inventor castellano creó una estructura de madera y plumas que le permitió planear por encima de un río. Recorrió una distancia total de 431 varas (o 360 metros) sobrevolando la tierra más de un siglo antes de que los hermanos Wright cambiasen el mundo. 200 años después, 11.000 aviones recorren el planeta cada minuto del día y más de 3.000 millones de pasajeros se suben a un avión cada año, según la asociación Air Transport Action Group. Y casi todos utilizan un aeropuerto.

Hoy, mientras llevamos los billetes electrónicos en el móvil, nos dejamos arrastrar por las cintas de las terminales o pasamos un escáner en 3D, no solemos pensar que todo empezó con un sueño, una obsesión con un río que cruzar, un campo de tierra del que despegar para no volver a poner los pies en el suelo. Y no hace tanto tiempo de ello.

Seguir leyendo en Ferrovial.

Share this:

One Trackback

  1. […] Aviones secretos, estratosfera, nubes que cambian de color y la NASA, cuatro ingredientes perfectos para una buena teoría de la conspiración. Aunque el término chemtrail (estelas químicas en inglés) quizá no te suene demasiado, seguro que has oído hablar de esta teoría. Sus defensores aseguran que algunas de las estelas de condensación dejadas por los aviones en el cielo no son tales, sino que están compuestas por agentes químicos con distintos objetivos. […]

Leave a comment