siri

Oye, Siri, ¿por qué no me entiendes?

Siri es el oído del mundo. Al menos, uno de ellos. Cerca de 50 millones de personas hablan habitualmente con el asistente de voz de Apple. Lo hacen en inglés, alemán, francés, japonés, italiano, chino, coreano y español. Pero muchos se quejan de que Siri no los entiende. ¿Es un problema de software o de que no sabemos cómo hablarle? ¿O quizás le contamos cosas tan raras que hace oídos sordos?

Hablamos con Marta (nombre ficticio), una experta que conoce bien los entresijos de Siri. Nos da sus trucos y nos cuenta algunos de los ejemplos más estrambóticos escuchados por este asistente.

Así puedes hacer que Siri te entienda mejor

l lenguaje humano es ambiguo e ineficiente. Es lo mejor que tenemos, sí. Hay pocas cosas que superen el placer de comunicarse, de hablar o de regodearse en un texto. Pero las máquinas no funcionan de la misma manera. Ellas tienen un lenguaje de números y lo manejan de forma muy eficiente. En los últimos años, hemos decidido que ya es hora de que aprendan a hablar como nosotros. Poco a poco lo van consiguiendo, pero estos consejos te ayudarán a que Siri te entienda mejor (y a frustrarte menos).

  1. Lo primero es asegurarse de que la función Siri está activada (hay un apartado completo en el menú de ajustes de iOS dedicado al asistente de voz).
  2. Ya que estás ahí, aprovecha para comprobar que el idioma en el que vas a hablarle está seleccionado. Y luego recuerda hablarle en esa lengua y no saltar entre el español, el chino y el italiano. A Siri no la impresionas fácilmente, pero su entendimiento multilingüe es limitado.
  3. Aprende cuándo hablarle y cuándo no. Como si fuese un contestador automático, no digas nada hasta que oigas la señal que indica que Siri está activada. En función del dispositivo, algunos usuarios se quejan de que Siri reacciona de forma lenta y tarda en activarse. Hablarle a destiempo y meterle prisa no ayudará a mejorar iOS.
  4. Siri no está sorda. O, como nos dijo Marta, “Siri es como los guiris: no hace falta que le grites para que te entienda”.

Seguir leyendo en Nobbot.

Share this:

One Trackback

  1. […] meses después de no pagar la factura del hospital, Sabrina recibe una llamada de la médica de cabecera que la había atendido en primer lugar. […]

Leave a comment