teoría del multiverso

Larga vida a Stephen Hawking: una última teoría del multiverso para la posteridad

¿Qué se ve desde el borde del universo? La respuesta está clara, al menos para los fans de Futurama. Allí estarán Bender y Fry saludándonos, vestidos de vaquero, desde un segundo universo paralelo. La serie de Matt Groening no es la única que fantasea con la teoría del multiverso. Otra un poco más actual, Rick y Morty, no solo cuenta con infinitos universos paralelos, sino que tiene un servicio de televisión por cable para el multiverso con un número infinito de reality shows. Pero, ¿y si la ciencia nos dijese que no todo es ficción?

Diez días antes de morir, Stephen Hawking entregó su último paper para ser revisado. A finales del mes de abril, fue publicado en Journal of High Energy Physics. En él, Hawking y el físico belga Thomas Hertog, le dan una vuelta de tuerca a la teoría de los multiversos. No, su teoría no habla de un universo paralelo en el que Hawking recibe el Nóbel. Ni de uno en el que no se saca la carrera. Sin embargo, podría cambiar la forma en que entendemos el universo.

Una breve historia de 13.700 millones de años

El universo tiene 13.730 millones de años, 120 millones de años arriba o abajo. El nuestro y todos los que pudieran haber surgido del big bang. Pero no adelantemos acontecimientos. En la escala del calendario cósmico (toda la vida del universo en un año terrestre), no fue hasta el último medio segundo que a alguien se le ocurrió la historia de los multiversos. Fue William James quien lanzó la idea en 1895.

El físico Hugh Everett enunció, en 1957, la primera aproximación a la materia desde la ciencia. En los años 80, Stephen Hawking y James Hartle, volvieron a desarrollar la idea, esta vez partiendo de la teoría del big bang y la mecánica cuántica (eso que nadie entiende de verdad, como decía el Nóbel Richard Feynman). Según ellos, la explosión inicial que puso en marcha el reloj del universo no creo uno, sino un número infinito de ellos.

En la teoría de Hawking y Hartle, algunos universos serían muy parecidos al nuestro, con personas casi iguales a nosotros diferenciadas por pequeños detalles (como ir vestido de vaquero). Otros no se regirían ni por las mismas leyes físicas y serían impracticables para la vida. Ya en 2013, llegó el bombazo. Laura Mersini-Houghton y Richard Holman anunciaban que, con los datos obtenidos a través del telescopio Planck, habían logrado la primera evidencia de que había universos paralelos. Su demostración de la teoría del multiverso no ha sido aceptada. Pero quizá Hawking les pueda echar un cable póstumo.

Seguir leyendo en Blog Lenovo.

Share this:

Leave a comment