Soledad Antelada: “El elemento humano es la gran amenaza en ciberseguridad”

Cada día, se resuelven en España más de 330 incidentes de ciberseguridad. Dos tercios de los españoles han sufrido algún tipo de intento de fraude a través de internet. Los datos del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) son de 2017 y este año serán, probablemente, más abultados. Hackers, phishing, ransomware y demás términos llenan titulares. La ciberseguridad está en boca de todos y ocupa un espacio cada vez más importante de la agenda pública.

En el meollo de la ciberseguridad global, protegiendo uno de los centros mundiales de investigación (del que han salido 12 premios Nóbel), está Soledad Antelada (Buenos Aires, 1977). Apasionada de la bahía de San Francisco, llegó a la ciudad en 2010 tras haber pasado casi toda su vida en Málaga. Pensaba que venía por un año, pero desde 2011 forma parte de la exclusiva División de Seguridad del Laboratorio de Investigación Nacional Lawrence Berkeley, o Berkeley Lab. La ingeniera hispanoargentina es también una de las expertas de la Fundación Cotec para la innovación.

– Cuando llegaste al Berkeley Lab, eras la primera mujer y la primera persona de origen hispano en hacerlo. ¿Sigue siendo así?

Sí, ojalá hubiese cambiado, pero no. Ahora al menos tenemos una chica becaria. Mujeres ingenieras en ciberseguridad no hay ni ha habido nunca. Profesionalmente hablando, ser mujer en el Berkeley Lab es igual que ser hombre. Pero, quieras o no, soy diferente. El esteorotipo de un ingeniero de ciberseguridad está muy marcado. De repente te encuentras en una situación a la que no perteneces. Me enfrento a este tipo de cosas a diario. Hasta que no haya una normalización de ver mujeres en este tipo de profesión esto no va a cambiar.

– Has hablado en muchas ocasiones de la necesidad de atraer talento más diverso a tu campo de trabajo, la ciberseguridad. ¿Qué es Girls Can Hack?

Es una asociación sin ánimo de lucro que cree en 2014. La fundé porque no veía mujeres en ciberseguridad ni veía que eso fuese a cambiar. Esta iniciativa busca atraer más mujeres a la profesión. Lo que hacemos es, sobre todo, proporcionar muchísima información, ofertas de trabajo, tickets para conferencias, meetups, charlas en colegios e institutos… En 2019 espero darle un empujón bastante grande en el área de la bahía de San Francisco y, aprovechando mi background, en América Latina y España.

Seguir leyendo en Nobbot.

Share this:

Leave a comment